Chotto Desh y tu niño interior

Im.

Pre.

Sio.

Nan.

Te.

Cuando uno conecta con su niño interior, cuando uno no olvida que la inocencia es la mejor compañera de viaje, que la ignorancia es la mejor arma del conocimiento, que la sencillez es la máxima expresión de cualquier cosa y que la sonrisa es el mejor medicamento, entonces, y sólo entonces aparece la danza, la danza de la vida, la danza que narra cuentos e historias y vidas, la danza que crea personajes, y no sólo personas, la danza que es danza.

Es.

Ti.

Mu.

Lan.

Te.

Dos ojos para observar, dos orejas para escuchar. La danza es así, escucha y observa, te hace escuchar y te hace observar, y sólo existe si es escuchada y es observada. ¿Dónde están las palabras sin las acciones, dónde están las acciones sin el gesto? Enganchados y extasiados por aquello que vemos y aquello que oímos. ¡Para! y observa un poco más, y de paso, escucha un poco más.

Ni más ni menos.

P.D: ESPECTÁCULO PARA MINIGENIOS Y MAXIGENIOS DE TODO EL MUNDO.

Drew Jiménez©