Empieza el libro

Tengo la necesidad de abrazar mi y nuestra feminidad, es por eso que inicio un nuevo libro. Este libro contiene imágenes, palabras, danzas, caras, sonidos, cuerpos y amores. Este libro que inicio se llama el Libro de Sara, y os voy a contar por qué:

Hace unos cuatro meses conocí a una mujer, una mujer sabia. Esta mujer hablaba con la Luna, y también con la luz. Ella nombraba a Sara. La nombraba cada vez que nos veíamos y conversábamos. Indagando en esa figura, y para mi sorpresa, Sara era la princesa de la fe.

Así empieza este viaje sin final en el que Sara será la princesa y guardiana de esta tribu de lunáticas que contará el viaje de la mujer a través de las cuatro fases lunares:

Hebreos 11:11 “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aún fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.”

Sí, en eso estamos las mujeres. Pues en esta ansiosa creatividad y en esa vida fuera de la vida nos retrocedemos de placer, y somos honradas por la posibilidad de abrazar la fe y la esperanza en ese ente que nos mantiene erguidas e imantadas a la tierra a la vez que a las estrellas bajo el poder de la Luna que un día se volvió roja por el punzón de un Rey.

Las cuatro lunáticas: Anna, Vanesa, Aida y Montse. Ellas ya han empezado a viajar.

Algún que otro lunático: Juan Carlos (y alguno más próximamente). Pues la mujer no es mujer sin hombre.

La lunática agradecida y tejedora: Andrea.

Y ahora a tejer y a bailar… Empezamos.

Gracias.

Drew Jiménez

SIART©