Capítulo 2: RE

Cuando la Luna mengua, ella misma acaba consigo para volver a parirse. Y se dice que ese ciclo final es el más sabio, intuitivo, pero también vacío y seco de los ciclos. Pues la Luna se estruja, se pierde durante tres noches y tres días,se muere. Y con ella muere su luz y su forma. Nos deja solos, ahora sí, con la oscuridad que revela nuestras más ansiadas pasiones, con el más ensordecedor de los suspiros y con el silbido de la última inhalación antes de poder resurgir. En ese momento se presenta ante Sarah cualquier posibilidad de tomar un re que la devuelva a la locura pragmática y supuestamente real de lo que llamamos vida. Reiniciar. Reprogramar. Revolver. En ese momento en que la dulzura de su útero sintoniza con la nota re entonces está segura de que todo vuelve a florecer. Renace, crece, se llena y se rellena. 

Sarah no olvida que debe abrazar a esa oscuridad, a esa pérdida, que no es ni más ni menos que su sombra. 

Nota: Os invito a escribir sobre vuestras sombras. Esa es una bella manera de abrazarlas para poder activar la nota re. Podéis contactarme y compartir impresiones a través de ellibrodesarah@outlook.com.

SEGUIMOS TEJIENDO…

Drew Jiménez© ▪SIART▪